Video: Jose Fernandez Life                      Fotos : Saskia Bauer Photography

Dani y Lucía son la pareja que nos enseñó que las bodas no son cosa de un día y que además todo es posible si uno quiere.

El plan inicial era organizar una boda onírica en una villa de San Antonio. Los momentos no convencionales, la deco y todo lo que teníamos preparado era para romper toda clase de esquemas. Sin embargo el COVID irrumpió en nuestro camino… 

Ellos organizaban su primera celebración en Madrid, en junio, cuando nada aún estaba claro. Aún así, sacaron su primer evento adelante sin ningún tipo de nostalgia. Más tarde, la gran fiesta estaba esperándoles en Ibiza, poco a poco fuimos adaptando nuestro plan a las nuevas restricciones porque ellos tenían claro que no querían esperar para celebrar su amor. 

Con lo que no contábamos era con que a 6 días de la boda el BOIB cambiara y se prohibieran las celebraciones de cualquier evento privado en villas. Ahí empezó el cronometro y aunque he de confesar que fueron días intensos de reorganizar TODO aún sin estar casi ni cerrado el mismísimo venue, ellos, al final pudieron dar el SI QUIERO. Uno muy emotivo para ellos y para todos los que estábamos ahí.

La boda en sí no dejo indiferente a nadie, y podemos decir muy orgullosas que los invitados fueron muy responsables, conscientes y en todo momento estuvieron arropando a estos bonitos novios.

Lo más guay que organizaron fue una semana completa de experiencias, además coincidiendo con el 30 cumpleaños de Lucía…

Organizaron un concierto íntimo de la mano de Siloé

Tenían un partido de fútbol preparado que tuvo que sustituirse por un padel…

Organizaron unos charter para todos los invitados y se fueron a Formentera a pasar el día todos juntos.

 

La conclusión para ellos fue cambiar un día por muchos días de emociones intensas. Y para nosotras una lección de entereza y que si uno quiere todo es posible.

Gracias Dani y Lucía por escogernos para estar a vuestro lado en vuestro gran día.