Siempre pedimos que los novios nos cuenten sobre ellos, su relación, su historia… Y desde el minuto 1 que conocimos a Noelia y Marcos, tanto ellos como nosotras lo teníamos clarísimo.
Su amor cruzó el charco desde Barcelona hasta Ibiza, cuando Noelia lo dejo todo por su amor. Familia, amigos y una vida entera se quedaron en  L’Hospitalet, por eso su boda, tenía que reflejar tanto amor y a la vez esfuerzo. 
Las invitaciones que hicimos contenían el logotipo de la boda y el motivo principal: 

Su boda se celebro en el restaurante Jardins de Fruitera. Para ir abiendo boca, bajo la incrédula mirada de los invitados el novio llegó en helicóptero: